¿Qué sabes de las bolas tailandesas?

¿Qué sabes de las bolas tailandesas?

Descubre las bolas tailandesas, una forma de diversión erótica que os proporcionará mucha diversión.

A pesar de que el sexo anal se ha considerado un tema tabú a lo largo de la historia, hemos conseguido que en la actualidad, deje de verse de una manera tan misteriosa, aunque debemos seguir avanzando y hablar mucho más sobre el tema. ¡Anímate a descubrir las bolas tailandesas en este post!

Las bolas tailandesas, deben su nombre a la ciudad de origen donde se crearon, Tailandia. Es un juguete erótico para estimular la zona anal apto para juegos en pareja y en solitario, además de ser usadas tanto para el género masculino como femenino.

La mujer puede disfrutar con ellas estimulando exclusivamente su zona anal o añadiendo una penetración vaginal simultánea. Por otra parte, el hombre, al utilizar las bolas tailandesas,  estará estimulando su punto P, que se encuentra justo detrás de la próstata, con lo que obtendrá mucho placer.

Las bolas tailandesas están compuestas por una serie de bolas que van aumentando de tamaño gradualmente. Además, también tienen una arandela de extracción o sujeción que evita que el ano pueda absorber el objeto hacia su interior, ya que si no lo sabías, a diferencia de la vagina, el ano puede producir este efecto haciendo que se quede atascado en su interior cualquier objeto que podamos introducir en él.

Cómo utilizar las bolas tailandesas

Si es tu primera vez con las bolas tailandesas, no te preocupes, te damos unos pequeños consejos para que tu experiencia sea muy gratificante y placentera 🙂

Para la utilización de las bolas tailandesas es muy importante que la zona del ano esté previamente estimulada y lubricada, ya que el ano por sí mismo no produce ningún tipo de lubricación, y si no lo hacemos así, podremos causar o causarnos daño. Por ello, es muy importante que si las utilizamos en pareja, nos comuniquemos mucho, sobre todo cuando estamos experimentando por primera vez con ellas. Aquí, podremos decir o escuchar lo que nos gusta y le gusta a nuestra pareja, qué le proporciona placer y qué no y lo que nos hace sentir.

Cuando llegue el momento, iremos introduciendo las bolas tailandesas en el interior del ano hasta la bolita del tamaño que creamos o nuestra pareja crea conveniente. No es necesario introducir todo el juguete para obtener placer, esto va a depender de cada persona. Podemos ir jugando metiendo y sacando las bolas de una manera gradual.

¡Hacedlo con calma y veréis como disfrutáis!

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.